Las Palmas de Gran Canaria agoce una reunión de expertos en certificados de profesionalidad en el marco del Proyecto Prodiform V.

Las Palmas de Gran Canaria acogió un encuentro de expertos en certificados de profesionalidad en el que participó la Directora del Instituto Canario de Cualificaciones Profesionales, Lidia Esther González Delgado. También estuvieron presentes Dunia Rodríguez, Subdirectora de Formación del Servicio Canario de Empleo José Ángel Cid y Salvador García, Presidente y Vicepresidente respectivamente de CECAP CANARIAS José Jaime López Cossío, Asesor de CECAP y Rocío Blanco, Directora Gerente de CECAP.

La Directora del Instituto Canario de las Cualificaciones habló en su intervención sobre el proceso de implantación de los certificados de profesionalidad y su impacto en Canarias. Así, recordó, en primer lugar, los objetivos del Plan Canario de FP: prestigiar la formación para el empleo entre empresas y trabajadores ampliar el número de participantes en formación para el empleo disponer de resultados de impacto y potenciar la certificación profesional y la acreditación de la experiencia.

Posteriormente, esbozó el marco normativo que regula el sistema. "Ya tenemos un marco suficiente para avanzar en todo el Estado hacia una formación profesional de calidad. Tenemos la leyes pero en su aplicación es donde vamos más lentos", señaló.

Asimismo, recordó que "ya se ha finalizado casi prácticamente el catálogo nacional de cualificaciones profesionales. Tenemos alrededor de unas 678 pero hay que empezar a actualizar dicho catálogo porque también nos hemos dado cuenta de que muchas cualificaciones ya han quedado obsoletas".

Además, "tenemos alrededor de 61 títulos de Formación Profesional publicados ya en el BOE y el objetivo es que en el 2011 tengamos más del 70% del total de los títulos que van a ser publicados". "Por otra parte, se están elaborando los certificados de profesionalidad. En estos momentos tenemos publicados 98 y recientemente el Consejo de Ministros ha aprobado otros 30 el día 6 de mayo y otros 36 el día 13 que próximamente se publicarán en el BOE".

Así pues, según los datos ofrecidos por González Delgado, hay 98 nuevos certificados ya publicados en el BOE 159 en proyecto de Real Decreto (de ellos, 66 ya han sido aprobados por el Consejo de Ministros y su publicación será inmediata): 76 certificados informados en la Comisión Permanente del CGFP (en base a cualificaciones ya publicadas) y 6 más en base a cualificaciones aún no publicadas 38 certificados elaborados próximos a presentar en la Comisión Permanente del CGFP 18 certificados elaborados cuya cualificación de referencia no está publicada en el BOE 100 certificados cuya elaboración está planificada en 2011 y 129 certificados pendientes.

En resumen, a final de año se espera contar con 159 nuevos certificados publicados a sumar a los 98 que ya lo están.

Posteriormente, la responsable del Instituto Canario de las Cualificaciones avanzó que el Consejo de Gobierno ha aprobado el Decreto que regula los centros integrados de formación profesional.

Continuando con su exposición incidió en las diferencias entre "cualificación profesional" (competencia que el trabajador debe tener para responder a las necesidades del mercado laboral) y "certificado" (la formación que define la Administración para adquirir la competencia incluida en una o más cualificaciones).

González Delgado incidió en que el actual sistema está basado en la competencia "que es algo más que una suma de conocimientos y destrezas" y que el sistema integrado de FP implica "una dirección única y diversidad de formas de adquisición de competencias (vías formales de formación, experiencia laboral y personal, y vías no formales de formación). Finalmente, repasó el desarrollo de los certificados de profesionalidad en Canarias.

Por su parte, José Jaime López Cossío, Asesor de CECAP, señaló algunos de los retos que el sistema de formación para el empleo tiene por delante como, por ejemplo, "asegurar que no hay personas en la población activa sin las competencias básicas necesarias porque una persona sin esas competencias es una persona totalmente desarmada".

Otro gran esfuerzo que ha de hacerse es certificar a quienes tienen una experiencia laboral pero no un título que acredite unas determinadas destrezas y, en tercer lugar, reciclar a esas personas que están sobrecualificadas desde el punto de vista académico.

Para ello, hay que hacer frente a algunos problemas. "No podemos pretenden formar a las personas que están trabajando y que dejen su puesto de trabajo por eso hay que ser muy flexibles en la oferta, en horarios, en modelización, en la extensión de la formación on-line, de la formación a distancia, para permitirle simultanear ese proceso formativo con el empleo".

Además, actualmente, "los certificados de profesionalidad establecen requisitos muy altos a los alumnos y a los profesores y nos debemos ir adaptando, especialmente en nuestra situación, con muchos parados de baja cualificación, a una gran flexibilidad tanto de profesorado como de alumnado. Asimismo, hacen falta entidades formativas que programen esa formación. Aquí el problema son los requisitos de acreditación de los centros y la imposibilidad, por el momento, de que los centros oferten formación conducente a la obtención de certificados en base a una oferta privada que coexista con la formación subvencionada".

A continuación, López Cossío apuntó que "no podemos seguir con el modelo que tenemos porque es muy rígido es un modelo que tiene las programaciones muy limitadas en el tiempo, es un modelo que alcanza apoca gente: sólo el 14% de los desempleados accede a la formación. Un sistema que tiene capacidad de formar como máximo al 14% de parados es un sistema que, en un país como España con 5 millones de parados, no funciona".

"Y la población ocupada, está sometida a un proceso de reciclaje profesional en un 32% de media, cuando la media en Europa es el 52%. Nosotros no estamos convergiendo en formación".

Ante esta situación, López Cossío señaló que "es muy importante que en los criterios que se fijen para la negociación colectiva esté presente el aspecto formativo. O reformamos en los convenios colectivos el perfil profesional, o los certificados de profesionalidad se quedarán en papelitos que la gente archivará en su casa", sentenció.

encuentra lo que buscas

Buscar